BLOG

Quédate solo

descanso-aprendizaje

“Cuando te sientes solo,
no es la presencia de otra persona lo que extrañas, es tu propia presencia amorosa.

Cuando buscas a alguien más,
te desconectas de ti mismo
–el dolor más grande que hay–.

Pon atención al lugar en el que estás.
Conéctate de nuevo con la respiración.
Con la brisa de la mañana.
Con el sonido de la lluvia.
Con una apacible taza de té.
Con las sensaciones que bailan
en la barriga, el pecho, la cabeza.

Sé aquí.
Sumérgete en la ternura, en tu propia ternura.
Observa cómo se disuelve tu soledad
en el exquisito misterio y la fresca mañana.

Quédate solo, con el milagro de la vida misma.”

~ JEFF FOSTER

 

Jeff Foster, se licenció en Astrofísica por la Universidad de Cambridge, y tras un largo periodo de depresión y enfermedad, se embarcó en una intensa búsqueda espiritual de la verdad última de la existencia, que concluiría unos años más tarde al conseguir ver con claridad la naturaleza no-dual de todo y que lo único que existe es la Unidad. Gracias a la claridad de dicha visión, descubrió lo extraordinario en lo ordinario y la vida volvió a ser como siempre había sido: espontánea, prístina, alegre y plenamente viva.

Jeff Foster es autor de  libros como “La vida sin centro”, “Más allá del despertar”, “La revelación de la unidad”, “Una ausencia muy presente”, y los más recientes: “La más profunda aceptación” y “Enamórate del lugar en que estás”.

Llamada al descanso

chica-descanso-183441

La palabra ‘depressed’, deprimido en inglés, se pronuncia como ‘DEEP REST’, DESCANSO PROFUNDO.

“Podemos optar por ver la depresión no como una enfermedad mental, sino en un nivel mucho más sensato, como un estado -bastante mal interpretado- de DESCANSO PROFUNDO en el que entramos cuando nos sentimos completamente exhaustos de cargar el peso del “falso yo”, del relato que la mente inventa acerca de lo que somos.

La de-presión es una inconsciente pérdida de interés en todo lo que es de segunda mano, es el anhelo de ‘morir’ a todo lo falso y liberarnos del agotador drama de la personalidad.

El llamado de la depresión a una transformación espiritual tiene que ser escuchado, entendido, meditado y aceptado, con el fin de lograr su desaparición. No hay ninguna vergüenza implicada en la depresión.

Es un muy antiguo llamado al descanso.”

– Jeff Foster

 

Jeff Foster, se licenció en Astrofísica por la Universidad de Cambridge, y tras un largo periodo de depresión y enfermedad, se embarcó en una intensa búsqueda espiritual de la verdad última de la existencia, que concluiría unos años más tarde al conseguir ver con claridad la naturaleza no-dual de todo y que lo único que existe es la Unidad. Gracias a la claridad de dicha visión, descubrió lo extraordinario en lo ordinario y la vida volvió a ser como siempre había sido: espontánea, prístina, alegre y plenamente viva.

Jeff Foster es autor de  libros como “La vida sin centro”, “Más allá del despertar”, “La revelación de la unidad”, “Una ausencia muy presente”, y los más recientes: “La más profunda aceptación” y “Enamórate del lugar en el que estás”.

Camino a casa

camino

Una forma de meditar consiste en practicar la respiración consciente:

  • Al inspirar, observo cómo inspiro (es decir, me doy cuenta de que estoy inspirando y de cómo lo estoy haciendo).
  • Al espirar, observo cómo espiro.

“Se necesita una sola respiración consciente para volver a tomar contacto conmigo mismo y todo lo que me rodea, para volver al hogar, que es el momento presente”.

~ Thich Nhat Hanh

 

GRATITUD

manos1

“A pesar de la tristeza y la desesperación, a pesar de los momentos en que creí que nunca lo lograría, a pesar de los días en que la mente parecía una especie de cámara de tortura y el cuerpo una prisión, a pesar de los años de dolor y de la profunda alienación de mi propia naturaleza, ésta ha sido una vida de bendición, una vida de riquezas indecibles y no hubiera querido que fuera de otra manera, y tampoco pudo haber sido de otra manera.

Y si todo terminara mañana, si el telón cayera por última vez, todo se resumiría en una sola palabra, y esa palabra sería aquella que inició todo: GRATITUD.

Gracias. Por todo:
– por la luz y la oscuridad,
– por las pérdidas y las ganancias,
– por el éxito y el fracaso,
– por el placer y el dolor,
– por la alegría y la tristeza,
– y por la inefable presencia consciente en la que todo surgió y se disolvió, como el canto de un pájaro…”

– Jeff Foster