Quédate solo

descanso-aprendizaje

“Cuando te sientes solo,
no es la presencia de otra persona lo que extrañas, es tu propia presencia amorosa.

Cuando buscas a alguien más,
te desconectas de ti mismo
–el dolor más grande que hay–.

Pon atención al lugar en el que estás.
Conéctate de nuevo con la respiración.
Con la brisa de la mañana.
Con el sonido de la lluvia.
Con una apacible taza de té.
Con las sensaciones que bailan
en la barriga, el pecho, la cabeza.

Sé aquí.
Sumérgete en la ternura, en tu propia ternura.
Observa cómo se disuelve tu soledad
en el exquisito misterio y la fresca mañana.

Quédate solo, con el milagro de la vida misma.”

~ JEFF FOSTER

 

Jeff Foster, se licenció en Astrofísica por la Universidad de Cambridge, y tras un largo periodo de depresión y enfermedad, se embarcó en una intensa búsqueda espiritual de la verdad última de la existencia, que concluiría unos años más tarde al conseguir ver con claridad la naturaleza no-dual de todo y que lo único que existe es la Unidad. Gracias a la claridad de dicha visión, descubrió lo extraordinario en lo ordinario y la vida volvió a ser como siempre había sido: espontánea, prístina, alegre y plenamente viva.

Jeff Foster es autor de  libros como “La vida sin centro”, “Más allá del despertar”, “La revelación de la unidad”, “Una ausencia muy presente”, y los más recientes: “La más profunda aceptación” y “Enamórate del lugar en que estás”.

Camino a casa

camino

Una forma de meditar consiste en practicar la respiración consciente:

  • Al inspirar, observo cómo inspiro (es decir, me doy cuenta de que estoy inspirando y de cómo lo estoy haciendo).
  • Al espirar, observo cómo espiro.

“Se necesita una sola respiración consciente para volver a tomar contacto conmigo mismo y todo lo que me rodea, para volver al hogar, que es el momento presente”.

~ Thich Nhat Hanh

 

GRATITUD

manos1

“A pesar de la tristeza y la desesperación, a pesar de los momentos en que creí que nunca lo lograría, a pesar de los días en que la mente parecía una especie de cámara de tortura y el cuerpo una prisión, a pesar de los años de dolor y de la profunda alienación de mi propia naturaleza, ésta ha sido una vida de bendición, una vida de riquezas indecibles y no hubiera querido que fuera de otra manera, y tampoco pudo haber sido de otra manera.

Y si todo terminara mañana, si el telón cayera por última vez, todo se resumiría en una sola palabra, y esa palabra sería aquella que inició todo: GRATITUD.

Gracias. Por todo:
– por la luz y la oscuridad,
– por las pérdidas y las ganancias,
– por el éxito y el fracaso,
– por el placer y el dolor,
– por la alegría y la tristeza,
– y por la inefable presencia consciente en la que todo surgió y se disolvió, como el canto de un pájaro…”

– Jeff Foster

En las crisis? Fluir…

97aac835489da277e8dd12c494d3dea5_XL

Enfrentando la Crisis

Vivimos en una época de grandes cambios. Tal vez siempre ha sido así. 

Muchas personas con las que hablo están pasando por grandes cambios y dificultades en sus vidas personales. Ya nada les hace sentido. Todo ha sido puesto en duda. Se sienten perdidos, viviendo una vida que ya dejó de ser realmente la de ‘ellos’. Esta fue mi experiencia de muchos años. 

La crisis no es inherentemente ‘mala’ – la crisis significa cambio. Significa que la serpiente está cambiando de piel. Las viejas formas, las identidades estancadas, ya no encajan hoy en día. Ahora sabemos que no pueda haber una real transformación sin dolor. Acordémonos de Jesús en la cruz o del Buda antes de su iluminación. 

El cambio es inevitable y natural, y la invitación siempre presente es ponerle atención al dolor que esto implica, a dar la bienvenida a ese momento, como si lo hubiéramos elegido, aunque no haya sido así. 

Vivimos en tiempos de crisis, tanto a nivel personal como a nivel mundial, pero cuando la crisis es enfrentada, cara a cara, deja de ser un desastre, deja de ser un obstáculo para la paz, deja de ser inherentemente depresiva, y se convierte en una oportunidad, en un punto de inflexión, en una invitación para soltar el sueño de cómo ‘debían’ ser las cosas, y para alinearnos completamente con todo, tal y como realmente es. 

Escondido en el corazón de incluso la más profunda crisis, hay una paz más allá de la comprensión, una paz inmutable que proviene de fluir incesantemente en el cambio. 

– Jeff Foster –

 

La quietud de la naturaleza

1654701_534951813268782_992524919_o

Cuando diriges tu atención hacia algo natural, hacia algo que ha venido a la existencia sin la intervención humana, sales de la prisión del pensamiento conceptual y, en cierta medida, participas del estado de conexión con el Ser en el que todavía existe todo lo natural. 

Llevar tu atención a una piedra, un árbol o a un animal no significa pensar en ellos, sino simplemente percibirlos, darte cuenta de ellos. 

Entonces se te trasmite algo de su esencia, puedes sentir lo aquietado que está y sintiéndolo, surge en ti esa misma quietud. Sientes lo profundamente que descansa en el Ser, completamente unificado con lo que es y con dónde está.

Al darte cuenta de ello, tú también entras en un lugar de profundo reposo dentro de ti mismo

– Eckhart Tolle –

Ante el dolor

Nada ni nadie puede quitarte tu felicidad. 

La infelicidad no es algo que te ‘sucede’ a ti – ésta se encuentra en tu resistencia al momento presente, en tu desconexión del flujo de la vida. 

Cualesquiera que sean las circunstancias de tu vida, independientemente de lo ‘mal’ que se pongan las historias, siempre estás siendo invitado a bajar tu ritmo, a respirar, a dejar de intentar resolverlo todo, a salir de tus propias conclusiones acerca de mañana, a respirar de nuevo, a recordar tu simple presencia aquí y ahora, a permitir cada pensamiento, sensación, o emoción que se presente en este momento (o a permitir tu incapacidad de permitirlos), a permitir que se rompa tu corazón, a confiar en cada momento, a respirar de nuevo, a comenzar de nuevo, y a saber que nada ni nadie puede despojarte de tu felicidad. 

Jeff Foster

149327_618313781570161_1681189293_n

Cuando las circunstancias no son agradables, respiro.. dejo de tratar resolverlo todo..

vuelvo a respirar, como mi cuerpo me lo pide..

PERMITO QUE EL MOMENTO SEA COMO ES…

Nada puede quitarme mi felicidad..

Permito que el dolor “sea”..

Con la SEGURIDAD y CONFIANZA (que ya he aprendido) de que no puede despojarme de la FELICIDAD QUE YA HABITA EN MI..

Respiro…

Acojo lo que ES…

Confío…

Respiro… Me siento en mi hogar, con la respiración…

Todo está bien

 

La mejor escena de mi película

La escena perfecta y única de mi vida es la del momento presente.

¿Te imaginas al protagonista de una película no haciendo algunas escenas porque no le gustan?

¿O te imaginas a una pantalla de cine negándose a mostrar las escenas que “no le gustaran”?

~ Jeff Foster ~

cine solo

Entonces…

  • ¿Por qué me cuesta aceptar “lo que no me gusta” de mi propia película?
  • ¿Por qué pretendo escaparme de la pantalla de cine, que muestra mi vida, cuando las cosas no van como a mí me gustaría?
  • ¿De qué me sirve no aceptar lo que no me gusta? ¿Acaso consigo cambiarlo?
  • ¿Por qué no acepto, de una vez, que la película de mi vida incluye escenas más agradables y otras menos?
  • ¿Por qué no me permito relajarme y disfrutar de toda la película, con lo bueno y malo que ofrece?

Disfrutad del fantástico y didáctico vídeo de Jeff Foster!  🙂

 

Jeff Foster, se licenció en Astrofísica por la Universidad de Cambridge, y tras un largo periodo de depresión y enfermedad, se embarcó en una intensa búsqueda espiritual de la verdad última de la existencia, que concluiría unos años más tarde al conseguir ver con claridad la naturaleza no-dual de todo y que lo único que existe es la Unidad. Gracias a la claridad de dicha visión, descubrió lo extraordinario en lo ordinario y la vida volvió a ser como siempre había sido: espontánea, prístina, alegre y plenamente viva.

Jeff Foster es autor de  libros como “La vida sin centro”, “Más allá del despertar”, “La revelación de la unidad” y “Una ausencia muy presente”.