¿correr o ir despacio…?

Cada mañana en África, sale el sol y se levantan las gacelas. Saben que deberán correr más rápido que el guepardo más veloz, o morirán devoradas.

Cada mañana también se levantan los guepardos. Saben que deberán correr más rápido que la más lenta de las gacelas, o morirán de hambre.

La cuestión no está en si eres guepardo o gacela, sino en que cada mañana, cuando llegue el nuevo día, es mejor que te encuentre corriendo.

Esta fábula nos invita a “correr más y mejor” para sobrevivir.

¿Sobrevivir a qué?

¿Llegar a dónde?

A ti ¿qué te sienta mejor? ¿correr o ir sereno por la vida?

¿Por qué corres tanto…

si a donde tienes que llegar es sólo a ti mismo?

Mi experiencia personal, como la de mucha otra gente que conozco, es que si hay algo que marca la diferencia en mi día, es comenzarlo meditando (serenando mi mente, dejando pasar los pensamientos sin atenderlos, y experimentando la compasión hacia mi y hacia todo lo demás).

¿Y a ti?  ¿Qué te sienta mejor, empezar el día corriendo o serenándote, para enfocar de otra forma tu energía para el resto del día?

Te invito a que pruebes la diferencia por ti mismo.

Feliz fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s